abril 15, 2024 ¿Quienes somos?

Prensa Latina lleva 64 años sobre el estribo

Conferencia de Prensa “Operación Verdad” con Logo de
                         Prensa Latina                           

La Agencia Prensa Latina no surge por capricho de nadie, ella nace como una necesidad histórica para defender a la naciente Revolución cubana, y a los pueblos latinoamericanos de la amenaza que sobre ellos se cernía con la agresividad del imperio tratando de borrar de la faz de la tierra todo intento de radicalización de los procesos populares en este lado del mundo.

Tengamos como antecedente que en los primeros meses del triunfo revolucionario cubano ya se celebraba los días 21 y 22 de junio de 1959  la estratégica Operación Verdad, una masiva conferencia de prensa que durante dos días reunió en La Habana a más de 400 periodistas de América Latina y el Caribe, Europa y Estados Unidos, en la cual el recién estrenado Gobierno revolucionario expuso todo cuánto acontecía en nuestro país que en esos momentos vivía un cambio radical.

Fidel con Jorge Ricardo Masetti en la Sierra Maestra. Cambió la
             pluma por el fusil.

Considero oportuno apuntar que entre los organizadores de Operación Verdad, junto a Fidel, el Che y otros dirigentes del Gobierno revolucionario y periodistas cubanos, estaban el argentino Jorge Ricardo Masetti, el uruguayo Carlos María Gutiérrez, dos de los latinoamericanos que subieron como periodistas a la Sierra Maestra y regresaron a La Habana en los primeros días de enero de 1959, en un avión en que también viajaron un grupo de exiliados y los padres de Ernesto Guevara.

Ya en la segunda sesión y última de la Operación Verdad, Fidel le expresó a los periodistas allí reunidos:

“Nosotros no tenemos cables internacionales y a ustedes, los periodistas latinoamericanos, no les queda más remedio que aceptar lo que les diga el cable que no es latinoamericano. Si me permiten decir algo que considero tengo el derecho de decir, por cuanto afecta los intereses de mi patria, les digo que la prensa de América Latina debiera estar en posesión de medios que le permitan conocer la verdad y no ser víctimas de la mentira.

“Hemos tenido muchos amigos entre los pueblos, pero estos han sido impotentes hasta ahora. Poco han podido hacer los pueblos de América. Y hay que observar cómo reaccionan contra nosotros determinados intereses, precisamente para quitarnos los únicos amigos que tenemos, que son los pueblos. Lo que se quiere es aplastar a la Revolución Cubana. (…) “¿Quieren ustedes, los periodistas, ayudar a los pueblos? Pues tienen un arma formidable en la mano: la opinión pública continental. Úsenla, y verán cómo ayudan a redimir pueblos y salvar muchas vidas”.

Por esas razones se puede considerar que la Operación Verdad constituyó la primera ofensiva cubana contra las grandes agencias internacionales de noticias; también, la primera vez que, en un temprano y creciente escenario de hostilidad que afrontaba el país desde el exterior, alguien habló de un posible bloqueo económico.

Prensa Latina, la Agencia que hacía falta. Masetti con Fidel y el Che.

Para enfrentar esos desafíos, para defender la Revolución cubana y a los pueblos de Latinoamérica de la apetencia yanqui es que surge la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina (PL) en La Habana, Cuba, el 16 de junio de 1959 por iniciativa de Fidel Castro, de Ernesto Che Guevara​ y contó con apoyo del periodista argentino Jorge Ricardo Masetti, quien fue su primer director general, pero que el propio Che, Masetti, Gutiérrez y colegas cubanos y de otros países de América Latina concibieron la idea y organizaron esa agencia que llevaría información a los pueblos de América Latina como alternativa a las grandes agencias cablegráficas internacionales.

Para felicidad de todos, el 16 de junio de 1959 salía desde La Habana el primer despacho firmado por Prensa Latina, cuya nómina inicial estaría integrada por unos 20 periodistas, además de traductores y técnicos con las primeras corresponsalías creadas primeramente en México, Venezuela, Argentina, Colombia, Perú, Chile, Panamá, Paraguay, Bolivia, Brasil,  y Ecuador.  Sus primeras señales fueron lanzadas sin espectacularidad, modestamente y en condiciones muy difíciles.

Prensa Latina resultó ser el primer proyecto comunicacional latinoamericano de alcance internacional con una visión alternativa de la realidad regional, que constituye aún el eje central de su cobertura hasta nuestros días, por tanto, ella es y seguirá siendo la vía informativa por excelencia mediante la cual el mundo pueda conocer las alegrías y tristezas de este conjunto de países que parece uno solo: América Latina.

El Che con Masetti y Rodolfo Walsh

Mucha historia se recoge en esos primeros ya históricos primeros años en la vida de la Agencia que lleva el nombre sugerido por el Che, y que también aguarda con especial cariño la presencia del Gabriel García Márquez (Gabo), periodista, camino a convertirse en uno de los grandes novelistas latinoamericanos de todos los tiempos en aquellos momentos que se desempeñaba como corresponsal en Bogotá y Nueva York, y del argentino Rodolfo Walsh, que descubrió los primeros indicios de que se preparaba en Guatemala una fuerza para invadir a Cuba.

A pesar de las amenazas, despiadados ataques a sus periodistas en diferentes puntos del orbe y las campañas de descréditos y que le habían pronosticado solo unos meses de vida frente a tanta ignominia,  La Agencia Prensa Latina sigue ahí, marcando la diferencia, en la batalla, multiplicada, modernizada y libre portadora de la verdad, montada sobre el estribo.

No se puede hablar de la Historia de la Revolución cubana y de la promoción de sus realizaciones sin la existencia de Prensa Latina, que fue la primogénita para enfrentar la guerra de desinformación de las agencias poderosas financiadas y apoyadas por el imperio que tenían como objetivo destruir la Revolución cubana, propósito del cual nunca se han apartado, por el contrario, lo intensifican y redimensionan en esta era de las TICs y la prevalencia de la guerra mediática en Internet.

Hoy arriba a los 64 fructíferos años de labor esta Agencia, que también exhibe un sitial honorífico de periodistas y fotorreporteros que en ella dejaron la impronta de su pluma e imágenes, con el más grande archivo periodístico del Caribe, y que hoy funciona en la práctica como una organización sin fines de lucro, cuyas utilidades se revierten en el crecimiento propio. Con el paso de varias generaciones de hombres y mujeres, Prensa Latina se ha convertido en un centro multimedial, que transmite más de 400 despachos diarios con mensaje propio, cubano, latinoamericano, tercermundista editado en varios idiomas en unas 20 publicaciones, ostenta una extraordinaria fototeca, brinda servicios de radio y televisión y participa en varias redes digitales.

A esta altura de su existencia la Agencia posee cerca de 40 oficinas en diferentes países, la mayoría en América Latina, considerada su entorno esencial para el trabajo. Además de su equipo de profesionales en la sede central y las corresponsalías en el exterior, dispone de más de un centenar de colaboradores y especialistas en distintos campos del saber en varios países, quienes junto al personal oficial de la agencia hacen llegar su mensaje a diario a miles de periódicos, revistas, televisoras, agencias de prensa y emisoras de radio en todo el mundo, además de diversos sitios web para la difusión de sus productos y servicios informativos en varios idiomas: español, inglés, portugués, francés, italiano y ruso.

Además de su equipo de profesionales en la sede central en La Habana y las corresponsalías en el exterior, dispone de más de un centenar de colaboradores y especialistas en distintos campos del saber en varios países, quienes junto al personal oficial de la agencia hacen llegar su mensaje a diario a miles de periódicos, revistas, televisoras, agencias de prensa y emisoras de radio en todo el mundo.

Prensa Latina nació como “la agencia que hacía falta”, como un preciado soldado, para luchar, para hacer valer la verdad sobre la mentira, para defender a los pueblos Latinoamericanos de la ignorancia y posicionar sus voces en todos los confines del universo. Prensa Latina, 64 años después, nunca se ha bajado del estribo.

Aniversario 63 de Agencia de noticias Prensa Latina

Por: Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *