abril 12, 2024 ¿Quienes somos?

Rubén, un hombre-luz

“Tu vida tendrá luz plena de mediodía”.

Máximo Gómez

Rubén Martínez Villena siempre fue un hombre-luz, desde que llegó a la vida el 20 de diciembre de 1899 en su natal Alquízar, perteneciente a la hoy provincia de Artemisa y cuando alcanzaba apenas 3 años el gigante Máximo Gómez lo caracterizó como dice el exergo de este trabajo: con una “vida plena con luz de mediodía”.  Y así fue, como una radiante luz para el universo llegó a la vida el bien querido Rubén en una familia de amor y devoción, de honestidad y muchas virtudes.

Su luz se desbordó porque no cabía en tan poco espacio y fue a llenar las fuerzas de la insurrección; fue, plena y enérgica, a encender los fuegos contra los gobiernos títeres de los años 20 en la Cuba neocolonial convertidos en escenario de combate invariable. Rubén Martínez Villena se convierte en uno de los luchadores revolucionarios más importantes de su época. Al frente del Partido Comunista Cubano combatió a la tiranía machadista hasta su muerte.

La vinculación al gabinete del Doctor Don Fernando Ortiz, le abonó el espíritu antiimperialista y su compromiso por la emancipación cubana. Rubén se paseaba por las calles de La Habana con un sombrero de pajilla al que teñía de carmelita como protesta por los altos precios del artículo. Era abogado de profesión, pero el periodismo fue un arma muy efectiva para combatir al sistema que subyugaba a la Isla. La revista “Evolución” fue la primera en albergar la conciencia y razones de sus artículos. La poesía fue otro de los grandes talentos de Rubén, pero fue capaz de renunciar a ella para dedicarse por completo a la insurrección revolucionaria.

Funda y dirige diferentes revistas y así mantuvo otro frente de combate a base de pluma y pensamiento. “Venezuela Libre” y “América Libre” fueron algunas de ellas que fungieron bajo el lema de: “Por la Unión Interpopular Americana”. Contra el imperialismo capitalista, a favor de los pueblos oprimidos y por la revolución de los espíritus. En 1926 redacta el folleto “Cuba, factoría yanqui”, inmejorable artículo donde describe toda la situación de miseria y explotación en la que el gobierno norteamericano tenía sumida a Cuba desde inicios de la República.

La Protesta de los Trece, en reproche a la venta fraudulenta del Convento de Santa Clara bajo la aprobación del presidente Alfredo Zayas, fue liderada por Villena, y fue una de las acciones más representativas de la etapa. Después pasó a integrar organizaciones como la Falange de Acción Revolucionaria, el Grupo Minorista y el Movimiento de Veteranos y Patriotas, desde donde continuó su combate inquebrantable contra las lacras republicanas.

El año 1925 marcó el inicio de su madurez política al crear junto a Carlos Baliño, el primer Partido Comunista de Cuba. Debido a cada una las acciones insurreccionales de Villena, el gobierno de Antonio Machado lo coloca en la mira de sus fusiles, calificado como adversario permanente. Luego del asesinato de Julio A. Mella por el propio dictador, le corresponde a Rubén organizar la primera Huelga política que se sucede en la historia de Cuba. Entonces sus pulmones insistieron en hacerlo desfallecer, pero se aferró fuerte a la cama, y fue capaz de preparar y dirigir esta huelga. El 12 de agosto de 1933 cae Machado.

La tuberculosis lo ató a esa cama con duro sabor a final. Lo vistió de nebulosas toses, de murmullos en rojo que salían de la boca. Y fue haciendo desaparecer el ímpetu de hombre firme. Le consumió el alma, todas las fuerzas, todas las pupilas insomnes y los sueños, y hasta los poemas, las letras… todo. Rubén Martínez Villena no era más que palidez. La llama revolucionaria terminó por apagar su voz el 16 de enero de 1934.

Museo “Casa Natal de Rubén Martínez Villena” inaugurado el 16 de enero de 1976 en su natal Alquízar.

Los insospechados problemas que este joven enfrentó, su ideario revolucionario, la posición ética y actitud optimista, continúan mostrando un modelo de pensar y actuar frente a los actuales retos de lucha antimperialista y socialista de la nación cubana y su entorno caribeño, latinoamericano y mundial. Su actitud crítica y valentía dentro y fuera del Partido, su dimensión humana en la vida personal, intelectual y política, nos aportan un modelo de hombre, de militante y dirigente revolucionario, de hombre-luz, de imprescindible estudio y estímulo para cada una de las cubanas y cubanos en este Siglo XXI.

Evocan en Cuba  el legado del intelectual Rubén Martínez Villena


Por Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *