julio 14, 2024 ¿Quienes somos?

Sensibilidad, receta principal

FOTOS: Yoandris Delgado Matos

Un poco distante del rebullicio constante de la ciudad, más cerca de la tranquilidad de la base de la montaña que de la estridencia de bicitaxis, triciclos, camiones o el tormento de las colas, está enclavada –en lo que conocemos como el Reparto Campesino– la sala del paciente con una enfermedad mental crónica, perteneciente al hospital general docente Héroes del Baire (HHB).

Allí diez personas con afecciones de este tipo residen en un entorno familiar, gracias al trato adecuado, amor, cariño y armonía profesados por un equipo multidisciplinario de profesionales de Salud Pública y otros actores de la comunidad, cuyo propósito es contribuir a elevar su calidad de vida tanto en lo físico como en lo síquico.

Reconforta el corazón, enriquece el alma y abraza hasta las fibras más sensibles de cualquier ser humano apreciar como disfrutan de las actividades esos seres con características especiales.

Y es que, según contó Ramón Vázquez Pérez, especialista en Sicología Clínica en dicha institución, en la relación del personal del centro con los pacientes deben primar el humanismo, la sensibilidad, el sentido armónico y pasivo, teniendo en el amor la receta principal del tratamiento sicoterapéutico como catalizador para lograr la estabilidad y el control adecuado del paciente en cuanto a su enfermedad.

“Son pacientes que llevan mucho tiempo aquí –explicó Juan Rodolfo Cabrera Piñeiro, médico que atiende Rehabilitación en el HHB–; algunos acumulan hasta diez años, incluso la familia ya no los visita. Acá reciben una atención integral (física, mental y espiritual) y con el apoyo de los trabajadores del centro y la ayuda de los rehabilitadores se les hacen actividades y eso los motiva.

“Es bueno trabajar con ellos, cuando ven llegar al licenciado en Rehabilitación se alegran sobremanera, viene una vez a la semana

–cada jueves–, los saca para el área, los anima, orienta cómo hacer ejercicios y los mejora desde su patología, aunque algunos, sobre todo los mayores, ya tienen dificultades en su estructura ósea”.

LA SATISFACCIÓN DE VERLOS DISFRUTAR

Recientemente se realizó en la sala una intervención con un equipo multidisciplinario, la terapia ocupacional y la técnica de ergoterapia que combina el trabajo con las características personales para potenciar dichos atributos individuales del paciente en cuanto a su estabilidad.

“Esta en específico es una terapia de grupo –precisa Vázquez Pérez– donde se ejecutan juegos de participación, activación de procesos neurotransmisores, se trabajan emociones como la alegría, estados de ánimos positivos, procesos cognitivos como el pensamiento y técnicas relacionadas con la rehabilitación.

“En esta oportunidad trabaja el área de rehabilitación emocional y física porque son pacientes que no pueden desarrollar su rol social, por lo tanto tienen funcionalidad limitada, algunos no gozan de la movilidad sicomotriz adecuada para caminar y hacer sus necesidades y el proceso de rehabilitación contribuye a ejercicios de estiramiento, relajación, meditación, control de emociones”.

Ponderó Cabrera Piñeiro el deseo de continuar desarrollando este tipo de actividades porque “percibimos que se sintieron bien, disfrutaron, rieron y eso es parte de la rehabilitación integral”.

EL DÍA A DÍA

“El horario de vida –señala Ramón– inicia en la mañana con la atención personalizada, la alimentación adecuada, ejercicios de gimnasia para comenzar la rutina diaria. Con posterioridad empieza un proceso en cuanto al tratamiento y atención sicoterapéutica con trabajos individualizados y terapias de grupo dirigidas a la reflexión, mantener su higiene y aspecto físico.

“Existen varios tipos de tratamiento, el biológico que es el farmacológico atendiendo a las características y el diagnóstico de la enfermad actual y los antecedentes patológicos personales. Este en lo fundamental incide con sicofármacos que tienen una acción en el sistema desde el punto de vista fisiológico.

“El tratamiento sicológico incide en la terapia grupal, la sicoterapia donde intervienen diferentes actores de la comunidad en aras de lograr ejercicios relacionados con la meditación, el control de emociones y la actividad física; va dirigido en lo esencial a la estabilidad y a apoyar el tratamiento farmacológico”.

Detalló el sicólogo que dentro de las enfermedades de los diez pacientes sobresalen la esquizofrenia paranoide y el retraso mental severo. Cada uno con características complejas en cuanto a su tratamiento y rehabilitación.

Agregó que laboran con ejercicios neurorrestauradores con el objetivo de estimular procesos cognitivos dirigidos al pensamiento, a las censopercepciones, lenguaje, imaginación y a manifestar una conducta acorde a permanecer estable emocionalmente.

LO SOCIAL TAMBIÉN ES IMPORTANTE

Las actividades desde el punto de vista social también cumplen un rol importante. En estas intervienen un conjunto de instituciones como la Casa de la Cultura, biblioteca municipal Julio Antonio Mella, Artes Escénicas, la Dirección Municipal de Deportes, entre otros. Adianet Arias Benítez, trabajadora social y terapeuta ocupacional, es la encargada de velar y coordinar el cumplimiento de estas manifestaciones. Ella nos especificó la frecuencia de dichas actividades.

Por ejemplo, la cultura física asiste con una profesora de recreación y ejercicios de rehabilitación los lunes, miércoles y viernes; el talento artístico de la Casa de la Cultura y de Artes Escénicas acude cada 15 días; y el personal de la biblioteca municipal Julio Antonio Mella una vez al mes.

De igual manera coordinan con los talleres de peluquería para contribuir con el peinado y afeitado de los pacientes, amén de que el centro dispone de podólogo y rehabilitador.

“También efectúo un trabajo de conjunto con la familia del paciente para estrechar ese vínculo entre ambos –revela Adianet–, hago terreno para mantenerlos al tanto de la situación del familiar e insisto para que realicen visitas de forma sistemática a la institución.

“Cuando hacemos actividades invitamos a los familiares para que el paciente se sienta con un vínculo afectivo, lamentablemente no lo podemos lograr con todos los familiares, pero sí hemos conseguido el trabajo conjunto.

“Aquí damos terapia ocupacional a los pacientes en las mañanas como la grupal a partir de diferentes técnicas; dentro de la terapia ocupacional hacemos actividades fuera del centro, en este caso coordinamos caminatas al Rodeo y los estudiantes de esta especialidad vienen los martes a desarrollar aquí el área práctica.

“Los pacientes son bien atendidos. Independientemente de que nuestro personal se preocupa por su alimentación, los tratamientos farmacológicos y el resto de los servicios, apoyan las entidades del Municipio, la Iglesia con donativos, todo es parte del trabajo social.

“Conformamos un gran equipo integrado por la enfermera, el asistente a paciente, auxiliar de limpieza, dietista, cocinero, almacenero, lavandería, agente de seguridad y protección.Todos en el centro somos para ellos una verdadera familia”.


Tomado de Periódico digital Victoria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *