abril 19, 2024 ¿Quienes somos?

Un paseo por el Centro Histórico de Nueva Gerona…

Restaurante “La Ínsula”.

A comienzos del siglo XX, por la calle Martí, estuvo instalada la imprenta y redacción del periódico  semanal “Isle of Pines Appeal”, fundado el 14 de abril de 1904 por el ciudadano estadounidense Arthur. E. Willis, su propietario y editor, en cuyo encabezamiento se anunciaba  como “Thefirst and onlypaperforthe Island and itspeople” (El primer y único periódico para la Isla y su pueblo) y su propósito era la promoción agrícola, industrial, ciudadana y del bienestar general de Isla de Pinos y Cuba, pero el objetivo real fue siempre impulsar la causa de la anexión de la isla pinera a los Estados Unidos.

Para 1928, varias oficinas de compañías, tiendas y otros negocios de propiedad estadounidenses, fueron alojándose en el conocido edificio del Appeal, hecho que convirtió a este en un bloque todo “americano”.

Un grupo de jóvenes integrantesde la Asociación Cristiana de Jóvenes (Y.M.C.A.) se fotografían frente a la sede del Isle of Pines Appeal, allá por la década de  1920.

Pasado el tiempo, el local fue ocupado por  una  agencia de autos, conocida por “Agencia Ford”, comercio de venta de gasolina, automóviles, piezas y accesorios para estos, con un  taller de reparación anexo. Este negocio iniciado a comienzos de los años ´30 por el  ciudadano inglés William Howard, lo continuó el pinero Félix Llorca Rodríguez que en 1950 era el  distribuidor exclusivo para la Isla de los artículos FORD y de productos ESSO; además vendía utensilios eléctricos, radios, lavadoras, y refrigeradores. Esta tienda mixta con venta de gasolina fue adquirida por el hacendado Bernardo Cajigas García del Prado, quien fue su último dueño.

Después de 1959, en la esquina estuvieron las oficinas de las tiendas del pueblo, luego fue la ferretería “Camaraco” y en 1967 se inició la restauración para convertirlo en el restaurante “El Corderito”, dedicado especialmente a ofertar comida española.

En 1996 se remodeló el área de la cocina-almacén, así como el techo del portal, debido a su mal estado constructivo, para transformarlo en un restaurante-bar llamado “La Taberna”.

En años recientes el restaurante ha sido renombrado “La Ínsula” donde se oferta comida criolla.

El local en la década de 1940, ocupado por la agencia Ford.

Por: Lic. Guillermo F. Maquintoche Vázquez.

Fotos: archivo personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *