abril 21, 2024 ¿Quienes somos?

Una ceiba martiana

Símbolo de la vida, la ceiba infunde respeto por su veneración ancestral. Se dice que sus ramas mayores se abren hacia los cuatro puntos cardinales, uniéndose así, con la deidad que controla las lluvias y los vientos y sirviéndole al hombre para marcar su rumbo en el mundo físico.

Venerada en Mesoamérica y en la cultura mestiza que dio por resultado el sincretismo religioso del Caribe y un tanto más allá, la ceiba se levanta rodeada por un halo de misterio y divinidad, donde sus ramas representan el cielo, el tronco el plano terrenal y sus raíces el inframundo. De esta forma se conectan, y comunican, los tres niveles de la cosmovisión  ancestral del universo para el hombre que habitó nuestro continente, muchos siglos atrás.

Pero esta ceiba, que reúne y convoca,  además de los misterios y leyendas que acompañan a sus congéneres,  tiene las certezas que le concede la historia. Se levanta en el museo finca El Abra, muy cerca de la habitación que acogió a un Martí adolescente, destrozado por los rigores del trabajo forzado y no crece  allí por casualidad.

Un tarja recuerda que en 1945, justo el 18 de diciembre, cuando se cumplían 75 años de que el Apóstol de nuestras gestas libertarias saliera de aquel paraje pinero para su destierro en España, un grupo de cubanos plantó esta ceiba como tributo al Maestro.

Eran descendientes de los emigrados cubanos radicados en los Estados Unidos, de aquellos entre los que Martí organizó la que llamó Guerra Necesaria, a los que dedicó vibrantes discursos llamando a la unidad de todos los sectores revolucionarios que aspiraban a la independencia de Cuba y entre los que fundó el Partido Revolucionario Cubano y su órgano oficial, el periódico Patria.

 Aquellos retoños de tantos cubanos de bien, que lejos de su Patria encadenada donaron los fondos destinados a materializar la independencia cubana, un día vinieron hasta aquí y plantaron esta ceiba como un homenaje viviente al más preclaro hijo de esta nación.


Por: Linet Gordillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *