abril 21, 2024 ¿Quienes somos?

Día internacional de los monumentos y sitios

Desde 1984 se celebra formalmente cada 18 de abril el Día Internacional de los Monumentos y Sitios, una efeméride impulsada por el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), junto con a la aprobación de la UNESCO. La celebración de este día busca sensibilizar y dar a conocer a todas las personas la riqueza que posee la humanidad en cuanto a patrimonios históricos y fomentar la conservación y protección de los mismos.

Los paisajes rurales son todas las áreas terrestres o acuáticas, en las cuales se producen, gracias a la intervención del hombre y la naturaleza, los recursos necesarios para garantizar la subsistencia de las especies, es decir, son todas aquellas zonas donde se cultiva, se crían animales para consumo y se extraen recursos para producir bienes necesarios en la vida diaria como textiles, muebles de madera, papel, entre otros.

Todos los paisajes rurales contienen en sí mismos una acumulación creciente de patrimonio cultural material e inmaterial, atribuido a ellos por las comunidades que suelen hacer vida en sus límites geográficos.

Cada asentamiento rural cuenta con una serie de costumbres, técnicas y oficios únicos que han sido legados de generación en generación, y gracias a esta herencia en el mundo se puede seguir consumiendo alimentos frescos, vistiéndose con cultivos de algodón o lino y degustando el rico sabor del chocolate, solo por poner algunos ejemplos de la importancia que tienen los paisajes rurales para la sostenibilidad del mundo.

Cada paisaje rural es una muestra de la riqueza biológica de cada zona del planeta, no solo por su belleza y esplendor, sino por la fauna y flora típica de la zona, que quizás no pueda proliferar de la misma manera en otras latitudes del mundo, es por ello que se habla de una mezcla entre un patrimonio material e inmaterial, relacionado específicamente con cada área rural de cada nación.

La vida rural es uno de los elementos más importantes dentro de la vida moderna, a pesar de que las cifras podrían evidenciar lo contrario. Ya para el 2017 el 54.82% de la población mundial se había trasladado a las áreas urbanas y se espera que para el 2050 más del 60% de los habitantes del planeta vivan en las ciudades, no obstante, debemos ser conscientes de que toda nuestra existencia depende de esa simbiosis que existe entre tierra, hombre y naturaleza.

El planeta está exigiendo menos industrialización, el cuerpo humano está pidiendo un estilo de vida mucho más orgánico y las naciones deben contar con un nivel de desarrollo mucho más sostenibles.

Lo queramos o no, el futuro depende de las áreas rurales existentes, por eso debemos procurar su adecuada explotación e ir transformando las ciudades en centros ecológicos urbanos.


Por: Sergio I. Rivero

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *