junio 20, 2024 ¿Quienes somos?

La historia de Los Colonos

En la periferia de Nueva Gerona se han levantado varios barrios que, con el tiempo, fueron creciendo o desapareciendo. Pero ninguno con tanta historia como Los Colonos.

Pero ... quienes eran los tales colonos? Según el proyecto original de colonización de la Isla de Pinos, ésta se limitaba sólo blancos pero.... paradójicamente, entre los primeros en asentarse en la entonces recién fundada colonia Reina Amalia, arribó un grupo numeroso de negros: los "morenos"  libres de la Florida, eufemismo con el que fueron llamados en todos los documentos legales.

No poco de su aliento aún se conserva en aquel sitio de añejos y copudos árboles frutales y un pozo de los tiempos primogenios.

Aquellos "morenos libres" eran milicianos que habían estado al servicio de España en las guarniciones de la ciudad floridana de San Agustín, pero al pasar la sureña península a la soberanía de los recién creados Estados Unidos de América, quedaron allí desamparados y sin recursos, por lo que solicitaron al poder colonial unos lotes de tierra en la colonia Reina Amalia.

Además de labrar su conuco o el ajeno, aquí trabajaron como carpinteros o albañiles y poseían una educación exquisita para la época: hablaban ingo, francés y español.  Los padres enseñaban a los hijos a leer y escribir y un anciano de gran autoridad era el líder comunitario. De ellos se dice que mantenía socialmente una conducta intachable.

Todavía viven en aquel asentamiento inicial varios descendientes de los " morenos libres de la Florida", entre los que se mantienen apellidos de aquellas familias como Baca, Andevert, Imaldi o Deivis y también útiles y herramientas de sus ancestros como un viejo reloj de pared, un fusil de pedernal con cañón octogonal, un extraño farol que en vez de proyectar  la luz, la condensa con una lupa potente y la esparce multiplicada, un enorme serrucho con su hoja de dos palmos o el sable de punta envenenada. Pero lo más llamativo de esas reliquias conservadas es un pergamino que en nombre de su "graciosa Majestad" la reina de España Isabel II, se le concedía la tierra al primer Andevert llegado a esta Isla.

Todavía en la primera década del siglo XX se conservaban fragmentos de la alta muralla de estacas puntiagudas que rodeaba el área de las viviendas y que fuera levantada para defenderse del saqueo de corsarios y piratas. En sus frecuentes incursiones al interior de la Isla de Pinos, robaban a los lugareños su ganado y todo lo de valor que poseyeran.

Los colonos, sin dudas, constituyen un testimonio de la historia pinera, de las raíces variopintas de su población actual, y de la adaptación e integración de una comunidad que hizo suya esta Isla y cuyos descendientes viven entrenosotros con todas las pintas y colores, somos un policromático conjunto de pineros.


Por Linet Gordillo Guillama

Fotos tomadas de la red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *