noviembre 28, 2022

La jungla de Jones: El olvido y la leyenda

Por más de tres décadas el matrimonio Jones sembró y cuidó su verde feudo, haciendo crecer variedades de plantas tan exóticas, que todavía hoy se resisten a ser clasificadas por la botánica de esta parte del mundo.

Así surgió una pequeña jungla en el corazón de la Isla, que andando el tiempo devino uno de los sitios más frecuentados por visitantes y lugareños en busca de sosiego.

En 1938 Helen quedó viuda, y ya sin el concurso de su compañero de vida, asumió sola el cuidado de aquel paraíso. Su existencia ermitaña y mística  encontró inusual compañía  en un maja Santamaría y se cuenta que con el reptil al cuello y una colt 45 a la cintura, recorría aquella propiedad que un día ella y su amado Herry habían levantado.

En 1960 murió también Helen y murió de forma violenta. Desde entonces la Jungla de Jones comenzó también a morir. Creció la mala yerba, muchos árboles fueron talados, y la capa vegetal que fomentó el singular vergel fue extraída sin conmiseración. El abandono y el vandalismo se apoderaron de la Jungla. Tal vez por eso el fantasma colérico de Helen Jones vagaba por la floresta ahuyentando a quienes venían a destruir su heredad. Pero todo fue en vano. Transcurrían aún 38 años de olvido para que el exótico paraje pudiera reverdecer.


Por: Linet Gordillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *